Ir al contenido principal

Leer libros o leer vidas.



Columna: Touché!
Por: José Antonio Alvear

 

Corren los días de la Feria del Libro en León (FENAL, 2014). Todos buscan que el agua llegue a su molino: los editores que venden textos, los talleristas que se afanan por entretener culturalmente a su auditorio, los teatreros que luchan contra el infernal ruido en el patio de los cuentos; los maestros que en fin, buscan lo que todos: que se suba una ralla los índices de lectura en México (2.8 libros al año, y lo dudo). En medio de tantas voluntades, la FENAL es una fiesta con buenas intenciones.

 
Incrementar el nivel de lectura es una cosa. Incrementar el nivel de lectura de calidad es otra. De un tiempo a la fecha, los grupos defensores de la lectura se han incrementado tanto en número como en beligerancia. Una nueva moral del buen lector ronda sobre nuestras cabezas. La apuesta es loable, pero insisto en que leer por leer, no es suficiente. Muchos lo saben y según cada cual, buscan maneras de recomendar textos, autores y tendencias. Nos hemos hecho expertos en recomendar libros, pero no en leerlos.  Hay quienes efectivamente no pasan de la recomendación y quedan atrapados en la pose. Los hay que juran (porque está de moda), haber leído detenidamente a Murakami y ponen cara de circunstancia cuando se trata de lucir sus letras. Lo que no especifican con detalle es que leyeron, detenidamente y muy a penas: Mu-ra-ka-mi. Es un nombre que no es tan fácil de leer a la primera.

 
Congresos, técnicas y recomendaciones varias hay en abundancia respecto a cómo motivar la lectura. Pero desde hace un tiempo a la fecha  (cuando la fatalidad convirtió en moda que los autores se murieran uno tras otro), he notado que la motivación para leer a dichos personajes resulta incrementada. No me mal interprete: no sugiero que si alguien quiere ser leído, se suicide para alcanzar por fin un renombre y venda ese libro que en vida el mercado le negó. Me refiero en cambio, a que la muerte de un autor hace voltear la mirada hacia su obra, pero también hacia su vida y el compromiso que tuvo con ella, cualquiera que este fuera.

 
Y entonces nos encontramos con excelentes escritores que en vida no leímos, y que por el encanto de su trayectoria resultan doblemente interesantes. En otras palabas, digo que la mejor manera de que un autor ayude a la motivación de  la lectura de su obra, es ser un agente activo en su entorno.

 
Hasta que murió Carlos Motemayor (2010), fue cuando muchos descubrieron su gran activismo en defensa de las culturas indígenas. Y se leyó más. Cuando falleció Mosivais (2010), que ya de por sí era famoso por su militancia social, se incrementaron sus lectores. Más allá de este tiempo y este terruño, muchos encontraron en la lectura de Albert Camus (1960), a un luchador de la libertad que había dado su vida a ello. Ahora que el aniversario de la muerte de Paz (2014) está recién celebrada, se ha renovado no sólo su lectura, sino su papel crítico en diversos momentos de la historia nacional y mundial.

 
Ahora que los pasillos de la FENAL están concurridos y revoloteando, la apuesta de quien trae unos pesos para invertirlos (esa debe ser la palabra) en un libro, debiera preguntarse también cuál es el valor de su autor. Quizás para los puristas de la literatura esto suene demasiado y pugnen por que una cosa son las letras y otra muy distinta, el corazón y el compromiso social de quien las ha creado. Para mí, que no soy purista ni conmigo mismo, creo que una cosa lleva a la otra. Desde luego que hay autores que son excelentes personas y hasta simpáticos, y eso no garantizan que escriban bien. Pero ¿qué pasaría si la calidad de vida y calidad literaria se reunieran? El resultado es un escritor cabal, y un bello libro escrito con la honestidad por delante. En fin, a leer, que sólo hay dos ojos.
 


Entradas más populares de este blog

Reseña: María de los Ángeles López Ortega (2013), El recurso de la metodología. Camino a la investigación, 1ª. Ed. México: Reims. 220 pp.

María de los Ángeles López Ortega, doctora en Investigación Psicoanalítica y académica de nuestra Casa de Estudios, nos entrega la obra El recurso de la metodología. Camino a la investigación que está dedicada a resolver los problemas que surgen en las diferentes etapas de la investigación.
Esta obra, con enfoque por competencias, está dirigida al estudiante de bachi­llerato pero así mismo puede servir a los estudiantes de las licenciaturas. Busca rescatar muchos de los aprendizajes adquiridos a lo largo de su formación para ponerlos al servicio de un trabajo de investigación, que contribui­rá a generar un conocimiento útil, a propiciar mejoras a la sociedad y a elevar la calidad de vida universal. Muchos de los grandes descubrimientos se deben a la investigación que reali­zaron personas apasionadas por brindar soluciones a problemas significativos y trascendentes: prevención de enfermedades, logros educativos, invención de me­jores medios de transporte, confianza en los sistemas de seg…

Recuerdos

Una historia corta
Ana Gabriela Rojo Fierro, estudiante de la licenciatura en RI


Hoy es el cumpleaños centésimo primero de Julián. Es una pena que sólo él lo sabe. A menudo piensa en los días de antaño, y en el caos en que el mundo estaba inmerso. Menos mal que sólo él puede recordarlo. Sale de su casa a media mañana, es un día soleado, cosa que siempre lo alegra. Se dirige sin mayor meditación a la cafetería de la esquina. La mujer detrás del mostrador es una distinta a la del día anterior, y a la del día anterior al anterior. Y es así porque en La Ciudad, nadie tiene recuerdos. Nadie, a excepción de Julián. No es que el resto de los habitantes de La Ciudad tengan una memoria tremendamente mala, pero es que no pueden dejar de olvidar. Por el momento sólo recuerdan tres cosas: el idioma que hablan, que en la vida se trabaja por dinero, y que se tiene y se cuida a los hijos. A tal grado sólo son capaces de recordar las tres cosas anteriores que incluso han olvidado quiénes son sus hijos, sus pa…

Alfabetización informacional: aspectos esenciales.

Quevedo-Pacheco, N. (2014). [e-Book]  Alfabetización informacional: aspectos esenciales.Una introducción y acercamiento sobre algunos de los aspectos más importantes de la Alfabetización Informacional (ALFIN) o competencias informativas. Lima, Consorcio de Universidades. Comité de Bibliotecas. Texto completo
El presente documento, elaborado en el marco del Encuentro Nacional de Bibliotecas Universitarias «Alfabetización Informacional: Reflexiones y Experiencias» (20 y 21 de marzo de 2014), organizado por el Consorcio de Universidades que integran la Pontificia Universidad Católica del Perú, la Universidad Peruana Cayetano Heredia, la Universidad del Pacífico y la Universidad de Lima, tiene como finalidad introducir y acercar a los asistentes al evento a nociones básicas sobre la alfabetización informacional (Alfín) o competencias informativas, muchas de las cuales forman parte de la temática de las ponencias. En rigor, este trabajo es producto de la sistematización de la bibliografía …