Ir al contenido principal

Recuerdos

Una historia corta
Ana Gabriela Rojo Fierro, estudiante de la licenciatura en RI


Hoy es el cumpleaños centésimo primero de Julián. Es una pena que sólo él lo sabe.
A menudo piensa en los días de antaño, y en el caos en que el mundo estaba inmerso. Menos mal que sólo él puede recordarlo.
Sale de su casa a media mañana, es un día soleado, cosa que siempre lo alegra. Se dirige sin mayor meditación a la cafetería de la esquina.
La mujer detrás del mostrador es una distinta a la del día anterior, y a la del día anterior al anterior.
Y es así porque en La Ciudad, nadie tiene recuerdos. Nadie, a excepción de Julián.
No es que el resto de los habitantes de La Ciudad tengan una memoria tremendamente mala, pero es que no pueden dejar de olvidar.
Por el momento sólo recuerdan tres cosas: el idioma que hablan, que en la vida se trabaja por dinero, y que se tiene y  se cuida a los hijos.
A tal grado sólo son capaces de recordar las tres cosas anteriores que incluso han olvidado quiénes son sus hijos, sus parejas y sus amigos.
En qué locura han de vivir ¿no? Pues en realidad, la vida en La Ciudad es increíblemente sencilla.
Si bien no recuerdan quiénes son sus hijos, tampoco recuerdan que no lo recuerdan. Lo mismo da cuidar por un instante a la niña de coletas, que cuidar al niño pecoso al minuto siguiente.
Sucede lo mismo con sus casas, sus trabajos y sus parejas. Y digo ‘sus’ aunque en realidad, siendo que todo es de todos, nada es de nadie.
Julián se aproxima al mostrador y pide un panecillo y un té de limón; no hay que perder de vista que hoy es un día especial.
Se sienta en una mesa con vista a la calle y como de costumbre, su mente revolotea sobre los libros que tiempo atrás leyó y no ha vuelto a leer. Porque en La Ciudad, los libros ya no existen, hace tiempo que los habitantes los quemaron al no entenderlos.
Por unos breves segundos Julián añora leer, pero rápidamente recapacita: es mejor así.
Más de una vez se ha sentido tentado a escribir algo, simplemente para leerlo él mismo, pues sabe que nadie más que él recuerda cómo leer.
Muchos años atrás, cuando Julián era un niño, los libros eran lo más común del mundo, pero eran tiempos diferentes, en que las personas todavía tenían recuerdos. Había libros de todo lo que pudieras imaginar: había libros sobre las cosas de las que estamos hechas las personas, los había sobre lo que hay en el universo y en el mundo, sobre lo que pensamos y por qué lo pensamos… incluso había gran cantidad de libros sobre lo que no existía ni parecía fuera a existir. Es decir, había un sinfín  de libros distintos.
Y pensar que fue un solo tipo de libro el que causó tal alboroto, por tantos miles de años. Un libro maligno, que envenenó a las personas: el libro de historia.
Y es que cuando las personas tenían recuerdos, no quedaban satisfechas con los propios; querían conocer los de los demás, y peor aún, plasmarlos.
El libro de historia era lo peor que se puedan imaginar, y lo más absurdo fue la importancia que se le dio.
Déjenme explicar en qué consistían los libros de historia (sí, terrible, pues eran muchos más de uno) Bueno, pues, el libro de historia era la carta de denuncias; la recolección de agravios cometidos por unos contra otros.
¿Se imaginan qué clase de loco habrá pensado en crear tal monstruo? Al plasmar los perjuicios de hombres contra hombres, los inmortalizaban.
A consecuencia de esto, los hombres como es de esperarse, no perdonaban, porque no podían olvidar.
Tal nivel de odio y rencor llegaron a sentir, que buscando los unos y los otros el exterminio de estos y aquellos, que en el último ataque encontraron lo que no buscaban: la forma de olvidar.
En este último ataque dañaron y contaminaron tanto al planeta, que algo cambió en el aire. El aire se volvió tóxico, y entre más se respiraba, más  se olvidaba.
Todos menos -y este era su tormento- Julián.
Claro es que podía ver las ventajas, piensa mientras termina su panecillo. Tenía el privilegio de ser consciente de todo cuanto pasaba, por más solo que se sintiese.
Saliendo de la cafetería suspira, ya era muy anciano y aún tenía algo por ver. Ansiaba el momento en que el idioma, el dinero, e incluso los instintos, fueran olvidados. En tal estado de anarquía podría, por vez primera, ver la libertad.

Entradas más populares de este blog

Reseña: María de los Ángeles López Ortega (2013), El recurso de la metodología. Camino a la investigación, 1ª. Ed. México: Reims. 220 pp.

María de los Ángeles López Ortega, doctora en Investigación Psicoanalítica y académica de nuestra Casa de Estudios, nos entrega la obra El recurso de la metodología. Camino a la investigación que está dedicada a resolver los problemas que surgen en las diferentes etapas de la investigación.
Esta obra, con enfoque por competencias, está dirigida al estudiante de bachi­llerato pero así mismo puede servir a los estudiantes de las licenciaturas. Busca rescatar muchos de los aprendizajes adquiridos a lo largo de su formación para ponerlos al servicio de un trabajo de investigación, que contribui­rá a generar un conocimiento útil, a propiciar mejoras a la sociedad y a elevar la calidad de vida universal. Muchos de los grandes descubrimientos se deben a la investigación que reali­zaron personas apasionadas por brindar soluciones a problemas significativos y trascendentes: prevención de enfermedades, logros educativos, invención de me­jores medios de transporte, confianza en los sistemas de seg…

Alfabetización informacional: aspectos esenciales.

Quevedo-Pacheco, N. (2014). [e-Book]  Alfabetización informacional: aspectos esenciales.Una introducción y acercamiento sobre algunos de los aspectos más importantes de la Alfabetización Informacional (ALFIN) o competencias informativas. Lima, Consorcio de Universidades. Comité de Bibliotecas. Texto completo
El presente documento, elaborado en el marco del Encuentro Nacional de Bibliotecas Universitarias «Alfabetización Informacional: Reflexiones y Experiencias» (20 y 21 de marzo de 2014), organizado por el Consorcio de Universidades que integran la Pontificia Universidad Católica del Perú, la Universidad Peruana Cayetano Heredia, la Universidad del Pacífico y la Universidad de Lima, tiene como finalidad introducir y acercar a los asistentes al evento a nociones básicas sobre la alfabetización informacional (Alfín) o competencias informativas, muchas de las cuales forman parte de la temática de las ponencias. En rigor, este trabajo es producto de la sistematización de la bibliografía …